Y si tengo el coronavirus o soy persona en riesgo, ¿cómo debo afrontarlo psicológicamente?

Y si tengo el coronavirus o soy persona en riesgo, ¿cómo debo afrontarlo psicológicamente?

Calma queridos, las estadísticas son alarmantes para una parte de la población, pero tranquilizadoras para la mayor parte que podrá superarlo en casa con paciencia. Pensemos que tenemos una sanidad excelente y que la investigación avanza de manera rápida y efectiva.

Desde el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid se están haciendo llegar a los ciudadanos que se encuentran enfermos por coronavirus algunas recomendaciones fundamentales además de las comentadas en el post anterior:

Maneja tus pensamientos intrusivos.

Son esos que te abordan y que no dejan de dar vueltas en tu cabeza. No te pongas en lo peor anticipadamente.

Para los pensamientos, busca información veraz y todo aquello que esté en tu mano para cuidarte. Deja al cuerpo hacer su trabajo e ir curándote, es una gran máquina preparada para soportar muchas más adversidades de las que imaginas.

No te alarmes innecesariamente.

Sé realista. La inmensa mayoría de las personas se están curando siguiendo las recomendaciones médicas. Cada día aprenden más y nos pueden llegar nuevas informaciones, estás en buenas manos. Descansa, cuida el cuerpo y mantén la calma.

Cuando sientas miedo, apóyate en la experiencia que tienes en situaciones similares.

Antes te decía que tu cuerpo es una gran máquina, piensa en cuántas veces has estado enfermo y lo has superado. Aunque ahora tengas percepción de gravedad es importante que mantengamos en la cabeza dos aspectos fundamentales: PACIENCIA Y CALMA.

Si ves que la situación te supera, aquí estamos los profesionales para ayudarte.

En el caso de que pertenezcas a la población de riesgo, la tranquilidad debe formar parte de tu día a día y además…

Sigue las recomendaciones y medidas de prevención

Estas medidas deben ser las que determinen las autoridades sanitarias, no hagas caso a toda la información errónea que recibimos.

Confía en nuestras autoridades, ellos porque saben lo que tienen que hacer, tienen los conocimientos y los medios.

Infórmate de forma realista

Conoce los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos, evita información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas. Ya sabéis que trabajo en la televisión pública TVE, son grandes informadores, serios y comprometidos con la verdad.

No trivialices tu riesgo

Algunas personas para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad trivializan la situación y no siguen las recomendaciones. Se prudente y conciénciate; es una situación global en la que todos sumamos Quédate en casa.

Tampoco magnifiques el riesgo real que tiene.

Debes ser precavido y prudente, pero sin alarmarte. La situación requiere de cierto nivel de obsesividad, especialmente en el lavado de manos y en la consigna de quedarnos en casa. Hazlo y disfruta de las cosas cotidianas que te permite tu hogar.

Aislamiento

Es posible que ante el aislamiento en el que nos encontramos, sientas:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Soledad
  • Frustración
  • Aburrimiento
  • Enfado
  • Miedo
  • Desesperanza

Trata de mantenerte ocupado y conectado con sus seres queridos. En los próximos días os escribiré aspectos que nos ayudan a ser más fuertes… tendremos que entrenar nuestra capacidad de afrontar en la vida… ¡Vamos a por ello!

Genera una rutina diaria y aprovecha para hacer aquellas cosas que te gustan

Muchas veces nos quejamos de la falta de tiempo para hacer cosas que nos gustan o que tenemos pendiente en casa. Levántate a una hora adecuada, plantéate tareas a diario, mantén tu higiene personal, quítate el pijama, cocina de forma sana, haz algo de ejercicio, lee, aprovecha para ver películas o series.