Desproporción

Desproporción

Vamos muy deprisa y a veces sentimos que todo es urgente sin poder pensar en los aspectos importantes de nuestro día a día…

¡Qué importante es encontrar el equilibrio en nuestras emociones! Cuando intentamos acallarlas entramos en estados de apatía, mientras que, si dejamos que su expresión sea desenfrenada, podemos llegar a encontrar situaciones de alto sufrimiento como son la rabia, angustia, cólera, …

Mantener la proporción será la clave de nuestra estabilidad y bienestar emocional.

Esto no significa que tengamos que limitar nuestras emociones, sino que deberíamos desarrollar el arte de aprender a calmarnos a nosotros mismos. Este es un recurso psicológico fundamental que deberíamos desarrollar y enseñar a la gente que nos rodea. Hablaremos de ello en otro post.

Aquí os dejo el regalo del poema de José Luis Hidalgo; disfrútalo y después… reflexiona.

Yo no sé por qué hay un límite en cada cosa.

No sé.

Qué es esto de la curva y de la recta.

Por qué un árbol está por el aire y de pronto se muere.

O por qué se queda desvanecido un silencio,

aunque no le veamos el límite ni sepamos si lo tiene.

No sé por qué una puerta puede aislar con su tapón todo un cuadrado.

No sé.

Porque hay cosas que están justas que no pueden ser más.

Y por qué no tendrá su forma propia el Odio o la Tristeza.

Porque un corazón vive sin forma.

Yo no sé si acabará el Infinito.

Pero un no o una roca también acaban.

Y él quizá tenga su arquitectura, como todo.

Porque una lágrima es pequeña, pero pudiera ser un mundo.

Y una estrella es grande, pero pudiera ser como una lágrima.

Debieran ser los mares los que cayeran en las lágrimas.

No comprendo la gran desproporción de las cosas.

Porque el mundo debiera ser pequeño y una pasión como mil mundos.

No sé por qué una garra no es de grande como la Historia o como veinte siglos.

O un siglo no es sólo un minuto.

No sé.

O una cabeza más grande que un planeta, porque contiene a éste.

Un nervio de toro debiera ser como una nebulosa.

Y un desierto como un grano de arena.

Por eso las cosas están tristes.

 

Y TODAS LAS COSAS LLORAN LA DESPROPORCIÓN DEL MUNDO

 

Espero que hayas disfrutado de la lectura y… especialmente, que te haya hecho pensar.

Podéis leer más de este autor en: http://joseluishidalgotorrelavega.blogspot.com/2008_10_29_archive.html

 


Imprimir   Correo electrónico